Buscar

BLOG

La importancia del control de humedad en la conservación de alimentos

conservación de alimentos

La conservación de alimentos es una técnica milenaria que ha acompañado a las sociedades a lo largo del tiempo. 

Hoy en día, incluso con las nuevas tecnologías de transporte y almacenamiento, sigue habiendo varios factores que pueden perjudicar la calidad de un alimento, reduciendo su vida útil o causando problemas a quienes lo consumen.

Entre ellos, la humedad se considera el mayor villano en la conservación de los alimentos y en los procesos de producción de la industria alimentaria. 

Por lo tanto, la falta de este control puede ocasionar varias pérdidas a la empresa, provocando la pérdida de lotes enteros de productos.

Por ello, hemos preparado este contenido para mostrar la importancia del control de la humedad para la conservación de los alimentos y cómo es posible garantizar la calidad del producto. Continuemos.

¿Qué problemas puede causar la humedad en la conservación de los alimentos? 

El principal objetivo de los procesos de conservación es evitar o reducir la aparición y proliferación de agentes que alteren los productos. El exceso de humedad puede modificar la consistencia de los alimentos, además de facilitar la multiplicación de ácaros y hongos, afectando a su longevidad. 

El control de humedad es esencial para garantizar la calidad y seguridad de cada tipo de producto. En el caso de los productos harinosos, por ejemplo, los microorganismos que proliferan en ambientes húmedos pueden provocar la aglutinación de los productos e incluso dañar la maquinaria, afectando la eficiencia de la producción.

Entre los productos lácteos, los altos niveles de humedad provocan reacciones químicas que alteran el sabor y el aspecto del producto, como las grietas o rajas que pueden aparecer en la corteza del queso, causadas por la baja humedad ambiental.

La humedad también crea las condiciones ideales para la proliferación de hongos y bacterias, responsables de problemas como el moho, el cambio de sabor, textura  y la infestación de ácaros. 

En general, cuando la humedad relativa del aire es superior al 50%, existe un alto riesgo de contaminación de esta naturaleza.

Otra consecuencia de la falta de control de humedad es la formación de hielo, sobre todo en las cámaras frigoríficas, que se produce debido a que la temperatura muy baja combinada con la alta humedad hace que estas partículas de agua presentes en exceso en el aire se congelen. 

Por lo tanto, el control de humedad es esencial para evitar pérdidas, garantizar la calidad del producto y minimizar la multiplicación microbiana, responsable de las reacciones y el deterioro de los productos alimentarios.

La recomendación es que deben aplicarse mecanismos de control de humedad tanto en el almacenamiento como en otras fases del proceso de producción. 

Ventajas del control de humedad en la conservación de alimentos

El control de humedad es esencial para evitar la proliferación de microorganismos indeseables en la conservación de alimentos en entornos de fabricación, evitando así el riesgo de contaminación del producto.

En cuanto se ponen en práctica estrategias de control de humedad, pueden observarse varios beneficios, entre ellos: 

  • Evitar el desperdicio de materias primas, tanto si se trata de materias primas para la producción como de productos ya procesados en almacén.
  • Preservar las propiedades fisicoquímicas de los alimentos, manteniendo el color, la textura, el aroma y el sabor característicos de cada producto.
  • Mantener la estructura del envase, evitando que pierda su resistencia o dificultando la colocación de etiquetas.
  • Garantizar un entorno libre de microorganismos que puedan poner en peligro la calidad del producto y, en consecuencia, la salud del consumidor.
  • Garantizar un mayor control de calidad y el cumplimiento de las normas sanitarias.
  • Evitar la oxidación de los equipos o la obstrucción de los conductos de ventilación en las cámaras frigoríficas.
  • Evitar fuentes de contaminación por condensación en entornos que generan vapor.
  • Evitar la proliferación de agentes contaminantes que podrían alterar las propiedades del producto final.
  • Preservar mejor los equipos e infraestructuras, prolongando su longevidad y optimizando así los recursos financieros de la empresa.
  • Garantizar un aire de mejor calidad, esencial no solo para la calidad del producto, sino también para el bienestar de los empleados.

¿Cómo controlar la humedad en la conservación de alimentos?

Los entornos fabriles o de procesamiento de la industria alimentaria requieren un control muy estricto de humedad para evitar la proliferación de bacterias y minimizar los problemas relacionados con las reclamaciones de los clientes y las devoluciones de productos.

Por esta razón, la mejor forma de solucionar estos problemas es con el uso de un deshumidificador de aire industrial, siendo posible controlar y programar el equipo para mantener el nivel de humedad de acuerdo a lo recomendado para el procesamiento de cada tipo de producto.

Siempre pensando en el desarrollo de productos que satisfagan las necesidades del cliente, Bry- Air tiene una línea de deshumidificadores de aire industriales FFB 

Esta línea de deshumidificadores cuenta con modelos que atienden las necesidades de espacios de diferentes tamaños, ofreciendo control de humedad con altos estándares de consistencia, confiabilidad y ecología, removiendo la humedad del aire continuamente y atendiendo las necesidades de tratamiento del aire.

Bry-Air es líder mundial en el control de la humedad desde hace casi 60 años y tiene en su cartera soluciones ideales para los problemas de humedad en la industria alimentaria. 

Póngase en contacto con uno de nuestros asesores haciendo clic aquí para que podamos ayudarle a identificar el equipo ideal para su empresa. 

Usamos cookies para personalizar anuncios, mejorar la experiencia, el rendimiento y la seguridad de su sitio web. Para obtener más información, visite nuestra Política de Privacidad.