Buscar

BLOG

Cómo puede afectar la humedad, la calidad del café y cómo controlarla en la producción

café

El café es una bebida muy consumida en todo el mundo y uno de los productos básicos más importantes para la economía mundial.

El control de humedad es un factor clave para garantizar la calidad del café durante su producción, desde la plantación hasta los procesos industriales como el tostado. 

La humedad de los granos puede afectar directamente a la calidad del café y, en consecuencia, a su rentabilidad. 

Con un aumento previsto de la producción de café en 2023 (tras recoger una cosecha por debajo del potencial en 2022), evitar las pérdidas debidas a factores externos, como el clima, o internos, como el envasado, es una de las alternativas para impulsar los beneficios del sector.

Por ello, es fundamental que productores e industrias presten atención al control de humedad durante todo el proceso de producción y almacenamiento.

En este artículo analizaremos cómo puede afectar la humedad a la calidad del café y cómo controlarla en la producción.

 

¿Qué importancia tiene el control de humedad en la producción de café?

 

El control de humedad es un factor crucial en la producción de café, ya que afecta directamente a la calidad y durabilidad de los granos.

La humedad representa la cantidad de agua presente en los granos de café, y al igual que en otros tipos de granos, el agua es responsable de los procesos metabólicos, por lo que los granos con mayor humedad pueden degradarse más rápidamente, perdiendo calidad.

Además, la humedad sirve como parámetro para las operaciones de procesamiento y almacenamiento del grano. Conocer la humedad de los granos de café es fundamental para garantizar la calidad del producto final. Granos con humedad fuera del rango adecuado o lotes con humedad desigual resultará en un producto de baja calidad.

Para evitar impactos en el sabor y el color del café, y también para garantizar la seguridad y la calidad de los granos desde la producción hasta la molienda, es necesario mantener los niveles de humedad entre el 10% y el 12% para el tueste y el 11% para los granos verdes, según estudios del sector. 

Sin embargo, el clima tropical, con regiones húmedas, puede dificultar este control, ya que una humedad elevada favorece la acción de los microorganismos.

Según el  Manual de Seguridad y Calidad para la Caficultura, publicado por Embrapa, la humedad ideal del grano tras el tostado debe situarse entre el 11% y el 13%. Por debajo del 10% de humedad, existe riesgo de alteraciones en la calidad del producto, mientras que por encima del 12% aumenta la probabilidad de fermentación de los granos.

Por tanto, el control de humedad es esencial para garantizar la seguridad y la calidad de los granos de café, desde la producción hasta la molienda.

 

Cómo controlar la humedad al secar el café

 

El control de humedad durante la fase de secado del café es esencial para garantizar la calidad del producto final. Tras la recolección, los granos de café tienen una humedad elevada (entre el 45% y el 55%) y, por lo tanto, deben secarse para alcanzar la humedad ideal para la conservación de la calidad.

Existen dos formas principales de secar el café: de forma natural en terrazas o de forma mecánica. La elección entre estas formas depende de la capacidad de inversión de cada propiedad y del tipo de café producido.

Sin embargo, independientemente del método elegido, es importante controlar el secado de los granos de café para evaluar el punto adecuado en el que debe interrumpirse el secado. 

Si el proceso de secado se interrumpe antes de lo necesario, los granos adquieren un aspecto húmedo y desigual, mientras que el secado excesivo provoca una pérdida de peso.

El principal objetivo del secado del café es deshidratar los frutos y los granos para preservar la calidad de la bebida y evitar fermentaciones indeseables que pueden depreciar el producto.

Es importante tener cuidado durante el proceso de secado para garantizar que los frutos y granos permanezcan uniformes y con el mismo nivel de humedad.

Una de las principales precauciones es determinar el punto adecuado para finalizar el proceso de secado, definido por el contenido de humedad de los granos, ya que mantener este control es esencial para obtener un café de alta calidad con un sabor uniforme.

 

Principales problemas causados por la humedad en la producción de café

 

El exceso de humedad en la producción de café puede acarrear una serie de problemas que afectan a la calidad y seguridad del producto final.

Uno de los principales problemas es la proliferación de hongos, que contaminan los granos de café con moho. Estos microorganismos liberan sustancias tóxicas que deterioran la calidad del café y hacen que los granos no sean aptos para el consumo.

Además, el exceso de humedad también puede afectar a la calidad del café soluble, causando problemas en la máquina de llenado e interrumpiendo el proceso de producción, con la consiguiente pérdida de tiempo y recursos valiosos y ocasionando pérdidas económicas a los productores.

Para evitar estos problemas, es importante mantener un estricto control de humedad durante todo el proceso de producción, desde la recolección hasta el envasado. 

Esto incluye el almacenamiento adecuado de los granos en lugares secos y ventilados, el uso de equipos de secado eficientes y la aplicación de medidas de control de calidad para garantizar la seguridad y calidad del café producido

 

¿Cómo controlar la humedad en la producción de café? 

 

Como ya se ha mencionado, el control de humedad es extremadamente importante en la producción de café, ya que puede afectar directamente a la calidad y seguridad del producto final. 

Por lo tanto, para evitar grandes pérdidas y la contaminación microbiana, se deben tomar medidas prácticas con la ayuda de la tecnología, y una de las soluciones más eficaces es el uso de deshumidificadores industriales.

Los deshumidificadores industriales Bry-Air actúan en prácticamente todas las fases de producción y almacenamiento del café, manteniendo la humedad bajo control e impidiendo la proliferación de microorganismos que puedan deteriorar el producto, evitando pérdidas financieras y contaminaciones por hongos y bacterias.

Desde la cosecha hasta el almacenamiento y el transporte, los deshumidificadores industriales cumplen los requisitos para mantener bajo control los niveles de humedad, evitando pérdidas económicas y la contaminación por hongos o bacterias.

El papel de este equipo es fundamental para el productor de café y su producto, ya que garantiza la integridad de los alimentos y mantiene la calidad del café producido.

Además, el deshumidificador industrial es una clara ayuda para la industria que busca mantener los niveles de exportación y el consumo equivalente produciendo más y mejor.

Por lo tanto, el uso de deshumidificadores industriales Bry-Air es una solución tecnológica eficaz para controlar la humedad en la producción de café, garantizando la calidad y seguridad del producto final, además de evitar posibles pérdidas económicas a los productores.

Líder mundial en soluciones para el control de humedad y deshumidificación con presencia mundial desde 1964, Bry-Air tiene una línea de deshumidificadores industriales compactos que cumplen con diversas necesidades de acuerdo a su entorno.

Haga clic aquí y comience la conversación con un experto de Bry-Air para encontrar la mejor solución para su compañía.

Usamos cookies para personalizar anuncios, mejorar la experiencia, el rendimiento y la seguridad de su sitio web. Para obtener más información, visite nuestra Política de Privacidad.