Buscar

BLOG

¿Cómo evitar el exceso de humedad en la fabricación de cerveza?

fabricación de cerveza
El exceso de humedad interfiere directamente en la producción de cerveza porque es el responsable de la proliferación de microorganismos como bacterias y hongos que, a su vez, dan lugar a la aparición de moho.

El mercado de la cerveza mueve unos 143.000 millones de dólares al año en Latinoamérica. Según el Anuario de Cerveza  el sector viene creciendo de forma constante y sostenida, es el tercer productor mundial, con 13.300 millones de litros producidos anualmente.

Pero para alcanzar los altos niveles de calidad y complacer el paladar de los consumidores, los cerveceros deben prestar atención a diversos factores en sus procesos, especialmente en relación con el control de humedad
Se producen muchos procesos delicados y cambios de temperatura, es esencial un control preciso de humedad, ya que pueden provocar alteraciones en el aroma, el color y el sabor de los productos.

Para que lo entiendas mejor, hemos preparado este contenido con todo lo que necesitas saber sobre el tema. Continuemos.

¿Qué importancia tiene el control de humedad en la producción de cerveza?

Aunque la cerveza se considera estable y de bajo riesgo microbiológico, el medio ambiente puede sufrir contaminación por hongos.

El exceso de humedad es responsable de la proliferación de microorganismos como los hongos, que dan lugar al moho. Este problema no solo afecta a la calidad del producto, sino que también hace insalubre el medio ambiente, lo que da lugar a la interdicción y aplicación de multas por parte de las autoridades sanitarias.

Por lo tanto, para evitar estos problemas, es importante controlar la humedad desde el almacenamiento de las materias primas, pasando por la producción, almacenamiento, hasta la distribución a los puntos de venta.

Este control evita que el producto pierda alguna de sus propiedades, como el sabor, la textura y la calidad, ya que una vez modificadas estas características, ni siquiera el uso de máquinas de alta tecnología puede inhibir o revertir estos y otros defectos indicados por el análisis sensorial.

En otras palabras, el sabor, la ligereza y la suavidad de los ingredientes seleccionados para una bebida de calidad sólo producirán los resultados esperados si el entorno ofrece las condiciones ideales para ello.

Control de humedad en el almacenamiento de malta para la fabricación de cerveza

Agua, lúpulo, malta y levadura son los ingredientes esenciales para elaborar cerveza. Por lo tanto, es necesario prestar mucha atención a la forma en que se procesan y almacenan estas materias primas para obtener un producto final de calidad.

Sin embargo, la levadura y la malta son sensibles a la humedad y la temperatura, necesitando una atención especial en su proceso de almacenamiento.

La malta es un grano de cebada que se somete a un proceso de germinación en condiciones controladas de humedad, temperatura y oxígeno durante un tiempo determinado, finalmente es secado.

Este proceso desempeña un papel fundamental en el proceso de producción de la cerveza, ya que el color, la formación de espuma, la turbidez, los aromas y otras características tienen una relación directa con la forma en que la cebada pasó por el proceso de malteado, influyendo directamente en la calidad y el aspecto final de la cerveza. 

Por esta razón, la malta debe almacenarse en condiciones estables de humedad, pues de lo contrario estará sujeta al desarrollo de hongos y moho, o incluso de carcoma, que destruyen el grano, causando grandes pérdidas a la producción.

Las fluctuaciones de las condiciones ambientales combinadas con la falta de control de humedad pueden provocar la aparición de hongos y la pérdida de las cualidades originales de la malta, afectando a la calidad de la cerveza producida e incluso provocando el descarte del producto almacenado.

Por ejemplo, si la cerveza se expone a zonas muy húmedas durante el periodo de fermentación, puede contaminarse con moho negro, que además de provocar cambios en el sabor y el aroma, también supone riesgos para la salud de los consumidores.

Por lo tanto, para el buen funcionamiento de un establecimiento, hay que garantizar la protección contra la contaminación por residuos y controlar las condiciones climáticas del entorno para adecuarlas a las condiciones higiénico-sanitarias necesarias para la manipulación, preparación y almacenamiento de la bebida.

Principales problemas causados por la humedad en la producción de cerveza

El control de humedad es esencial en el proceso de producción de cerveza, desde la mezcla de ingredientes hasta el almacenamiento del producto final.

Sin este control, pueden surgir diversos problemas, como la amenaza de pérdida de materias primas e incluso la aplicación de multas y sanciones por parte de los organismos responsables de la vigilancia sanitaria.

Entre los problemas causados por el exceso de humedad en las fábricas de cerveza se encuentran:

  • Corrosión y otros daños a edificios, estructuras, accesorios y equipos.
  • Crecimiento de bacterias y moho, lo que provoca problemas de higiene y dificultades de cumplimiento.
  • Problemas de envasado para la aplicación de etiquetas en botellas debido a una humedad excesiva.
  • Mayores costes de servicio y mantenimiento como consecuencia directa de humedad incontrolada.

¿Cómo controlar la humedad en la fabricación de cerveza?

Para mantener el control de humedad y evitar que se produzcan los problemas citados anteriormente, es necesario controlar la humedad del aire y lo más adecuado para ello es el uso de deshumidificadores de aire industriales.

Los deshumidificadores industriales garantizan la calidad de las bebidas manteniendo el entorno en condiciones ideales tanto para la producción como para el almacenamiento de toda la materia prima, y pueden funcionar tanto en cervecerías artesanales como en grandes industrias.  

En el caso de las cervecerías, la recomendación es utilizar deshumidificadores desecantes [Comprender la diferencia entre deshumidificación mecánica y desecante].

Los sistemas de deshumidificación por desecantes permiten controlar las condiciones del aire durante todo el proceso de producción, envasado y almacenamiento, proporcionando una atmósfera salubre y libre de microorganismos inadecuados.

Cuando la humedad relativa se mantiene por debajo del 60% en los entornos de las fábricas de cerveza, se evitan los problemas de condensación y proliferación de bacterias, hongos y moho.

Beneficios del deshumidificador desecante Bry-Air

La forma más eficaz de resolver el problema de humedad y evitar pérdidas es instalar un sistema de deshumidificación industrial, como el modelo compacto de la línea FFB de caudales 170 y 300 de Bry-Air.

Con él, puedes:

  • Mantener un mejor control general de las condiciones del aire en su fábrica de cerveza.
  • Eliminar una amplia gama de problemas prácticos derivados de la condensación.
  • Prevenir la corrosión y otros daños en estructuras, accesorios y equipos.
  • Garantizar una mayor seguridad, higiene y cumplimiento de las normas y reglamentos.
  • Reducir los costes de servicio y mantenimiento de las instalaciones y equipos.

Además, el deshumidificador desecante también protege los almacenes de malta y cebada contra el desarrollo de hongos, bacterias y carcoma, garantizando una mayor calidad de las materias primas y proporcionando seguridad para almacenar malta, fermentar líquidos y almacenar bebidas preparadas.

Líder mundial en soluciones para el control de humedad desde hace casi 60 años, Bry-Air tiene una línea de deshumidificadores desecantes compactos con modelos que satisfacen las necesidades de espacios de diferentes tamaños.

Clique aquí para ponerse en contacto con un especialista en deshumidificación industrial Bry-Air y encontrar soluciones para su caso, ¡hoy mismo!

Usamos cookies para personalizar anuncios, mejorar la experiencia, el rendimiento y la seguridad de su sitio web. Para obtener más información, visite nuestra Política de Privacidad.